Estrés térmico, hipotermia y congelación: los riesgos del trabajo en ambientes externos

En el ámbito laboral existen numerosos puestos de trabajo que implican la realización de tareas en ambientes fríos, debido a trabajos que se realizan a la intemperie o en recintos industriales. El trabajo con frío en interiores y al aire libre puede tener efectos adversos sobre la salud humana. Por esta razón, el frío se considera un riesgo añadido al trabajo.

Trabajar en estas condiciones puede generar estrés térmico, congelaciones y cuadros de hipotermia. El estrés térmico es una de las consecuencias que producen sensación de malestar cuando se experimenta la permanencia en un ambiente exigente de esfuerzos desmesurados para mantener la temperatura. La congelación es la condición médica donde la piel y otros tejidos son dañados a causa del frío extremo. Y finalmente la hipotermia es el descenso involuntario de la temperatura corporal por debajo de 35 °C.

En una ola de frío - un periodo de temperaturas muy bajas asociado con la invasión del territorio por masas de aire polar o continental como la que atravesó Madrid a principios de 2021 o algunas regiones de USA hace un par de semanas - , encontramos muchos trabajadores sufriendo las consecuencias. Cada año en España mueren 1.100 personas a causa de olas de frío, con una mortalidad diaria de 3,48 muertes.

En esta situación la exposición al frió y las reacciones fisiológicas no solo afectan a la salud del trabajador, también influyen en el rendimiento humano y de la empresa.

NGD-ONE con la tecnología IoT, informa de variables en tiempo real - como el estrés térmico - para proteger a los trabajadores de las consecuencias generadas por las olas de frío.

Share this article on your Social Media: